infoaytoberrocal.es - 959 577 007
Logo
Logo
Logo
imagen
1 2 3 4
ESTAMOS EN: Ayuntamiento de Berrocal (Huelva) > Portal Turístico > El río Tinto

El río

Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto
Aguas del Tinto

El Río Tinto pertenece a la cuenca del Guadiana, nace en la Sierra de Padre Caro y tras recorrer casi 100 Km. llega hasta la Ría de Huelva donde se funde con el río Odiel.

En la cuenca alta del Río Tinto se sitúa el mayor yacimiento minero a cielo abierto de Europa. El desarrollo de la minería a lo largo de la historia en esta zona ha originado un peculiar paisaje.

El Río Tinto es un enclave único en el mundo, tanto por su belleza cromática como por sus excepcionales condiciones ambientales. Las aguas caracterizadas principalmente por ser de pH muy ácido, rojas, de alto contenido en sales ferruginosas, de escasez de oxígeno y contaminadas desde los albores de la historia por el sulfato férrico, acogen una gran diversidad de microorganismos -muchos de ellos aún sin catalogar- que se alimentan sólo de minerales y se adaptan a hábitats extremos. El lugar fue elegido por la agencia espacial norteamericana NASA para estudiar estas formas de vida, debido a la probable similitud entre sus condiciones ambientales y las que podrían darse en el planeta Marte.

El río se caracteriza por el color rojizo de su cauce y amarillo - ocre de sus orillas, originado por la actividad minera desde su paso por Peña del Hierro. En las orillas se presentan estructuras características, resultado del enfriamiento de la escoria y los residuos mineros.

El cauce toma envergadura por los aportes recibidos desde el embalse de las Marismillas (Nerva), posteriormente recibe aportes del Rivera del Jarrama y otros afluentes, pero su alto grado de concentración mineral en el tramo superior hace que mantenga la singularidad de sus aguas.

Las márgenes del cauce se caracterizan por la ausencia de una vegetación de ribera desarrollada dada la acusada acidez del medio.

El Paisaje Protegido de Río Tinto comprende los tramos alto y medio del río y su entorno, una franja de 57 kilómetros que se extiende a lo largo de once municipios de las provincias de Huelva y Sevilla. La superficie de este espacio protegido es del orden de a 16.956,79 hectáreas, comprendiendo los municipios de Berrocal (12.636,29 ha.), El Campillo (264,11 ha.), La Palma del Condado (36,93 ha.), Minas de Río Tinto (153,79 ha.), Nerva (767,95 ha.), Niebla (727,68 ha.), Paterna del Campo (194,08 ha.), Valverde del Camino (506,45 ha.), Villarrasa (9,99 ha.) y Zalamea la Real (1.403,96 ha.) en la provincia de Huelva, y El Madroño (255,55 ha.) en la provincia de Sevilla.

En el término de Berrocal, el espacio natural se ensancha más allá del río englobando todo el territorio del término que fue afectado por el incendio del verano de 2004 (12.636,- ha.) en donde la Junta de Andalucía desarrolla planes de reforestación y regeneración con el fin de restaurar el monte mediterráneo original.

Con la declaración del Río Tinto como Paisaje Protegido los objetivos se dirigen a conservar la riqueza geomorfológica originada por la actividad minera, mantener las peculiares características de las aguas, garantizar el desplazamiento de la fauna silvestre entre los espacios naturales que se conectan, conservar los sistemas naturales existentes en su ámbito territorial, regenerar los espacios más degradados sin alterar la singularidades del curso fluvial y su entorno, ampliar la dotación de instalaciones de uso público, promover la investigación científica sobre aspectos de este espacio y, por último, sensibilizar e implicar a la población local en la conservación de este espacio.

En cuanto a la flora y fauna, la gestión del nuevo espacio protegido prestará especial atención a especies amenazadas como el llamado brezo de las minas (Erica andevalensis), planta endémica de Huelva en peligro de extinción, y distintas variedades de murciélagos que anidan en las cavidades y canales de los enclaves mineros.

Los principales usos del suelo en el espacio protegido en cuanto a vegetación se refiere son: cultivos agrícolas, pastizal, plantaciones forestales recientes, coníferas, eucaliptos, quercíneas (encina, alcornoque y quejigo) y matorral.